Cristina Pravia, una pastora entre los pastores

Cristina Pravia, abogada y líder de una comunidad religiosa, cuenta a Empoderadas sobre los retos que ha tenido que enfrentar para lograr el éxito como pastora y profesional de las leyes.

“Lo más difícil es levantar una iglesia desde cero”

Con tan solo 23 años Cristina Pravia aceptó el llamado y  comenzó a pastorear por primera vez una iglesia evangélica, aunque era muy joven para dirigir una comunidad religiosa, ella sabía  que sus capacidades eran grandes:

Miembros de comunidad evangélica dirigida por Cristina Pravia. Foto por: Elizabeth Reyes

“Me recuerdo que talvez  no llegaba nadie, y iniciaba con una persona, cerraba mis ojos y comenzaba a alabar a Dios y cuando abría mis ojos ya estaban las personas ahí” expresa.

Tomar el cargo de pastorear requirió de entregar mucho tiempo y esfuerzo en sus labores eclesiásticas sobre todo porque era la primera vez tenía a su cargo a personas de diferentes edades y comportamientos sociales: “Este es un proceso duro, pero Dios está con nosotros que es lo más importante”.

Ella también se ocupó de la  formación espiritual de su familia, quienes ahora se sienten orgullosos de tener una pastora de autoridad: “Ellos han mirado en mí una mujer de valor, una mujer de fortaleza y con decisión” comenta que eso también es parte de lo que ella quiere transmitir a los miembros de su iglesia.

“Honrados de tener una pastora”

captura-de-pantalla-2016-11-24-a-las-16-32-57
Pastora Cristina Pravia coordinando asuntos internos de la iglesia Monte Horeb. Foto por: Elizabeth Reyes

La dirección que Cristina ha tenido en su iglesia ha logrado congeniar con quienes pertenecen a esta comunidad evangélica,  Enrique Zamora miembro joven  de la iglesia Monte Horeb  dice que: “las mismas capacidades que tengo yo, las tiene una mujer” comenta.

Zamora quien forma parte de la iglesia siete años dice sentirse contento con formar parte de una iglesia en donde quien les dirige es una mujer: “Es una bendición ser liderado por una mujer” explica.

La pastora Cristina Pravia ha logrado tomar fuerzas otorgadas por Dios y con gran inteligencia ha combinado su llamamiento espiritual con su carrera en derechos: “Para mí, haber estudiado derecho es maravilloso porque yo lo aplico a la membrecía”

En el aspecto profesional siempre  encomienda sus trabajos en las manos de Dios: “Cuando yo voy  a una audiencia donde el juez, yo me encomiendo a Dios” refiere.

Actualmente con 51 años de vida ha logrado levantar un sinnúmero de iglesias en diferentes puntos de la capital y a pesar de ser la única pastora en un sector de 13 iglesias que conforman el distrito 4 en Managua, cuenta con el respaldo de Dios y la admiración de los co-ministros evangélicos:

“Yo le digo a las mujeres que sí, se puede seguir adelante”.

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *