Los pantalones bien puestos de una paiweña

Usar el  pantalón flojo y largo  fue la mejor decisión de Antonia López Alemán sin antes imaginar que  sería traspasado por una  de las seis balas que descargó sobre ella su cónyuge en el municipio Bocana de Paiwas.

Elmer J. Rivas

La felicidad llegó después de que  su marido le amenazara con matarle si lo acusaba ante “Casa de la Mujer”, un centro que vela en función de la promoción y protección de los derechos de las mujer en Bocana de Paiwas y que para entonces, apenas se estrenaba en el municipio. “Ya no voy a seguir con vos” le dijo convencida a su cónyuge quien no tardó para responderle con una paliza amenazándola de muerte con pistola y machete; no basta más para ver en López Alemán el dolor que encierra el recuerdo en forma lágrimas rodando y mojando escasamente la línea inferior de sus pestañas.

casa-de-la-mujer
Foto por: Elmer Rivas Casa de la mujer en el municipio de Bocana de Paiwas

López Alemán acudió a Casa de la Mujer quienes le respondieron: “No tenga miedo, es la primera mujer que se va a liberar y esto va a ser para que todas las mujeres reflexionen y no se dejen maltratar más”. Luego, su marido, quien era entonces, oficial del ejército, estuvo preso durante veintidós días; al salir se vio obligado a firmar una orden de alejamiento respaldada por la asesoría de la coordinación de Casa de la Mujer, sin embargo la orden no fue suficiente para detener las amenazas de muerte que le asechaba

Fue un sábado que gozaba de la ausencia del abusador de su marido cuando al caminar con una carga de leña en sus hombros; vio salir de una cantina a su marido con su pistola  ajustada y comenzando a disparar ¡baam baam! Fueron 6 tiros, “gracias a Dios me traspasó solo el pantalón, como siempre uso mis pantalones flojos y largos. Yo no sé cómo me corrí”  recuerda aún con cierto asombro de cuando encaró la muerte.

Ramona Romero Ramos, psicóloga del municipio de Río Blanco expresa que los aspectos más influyentes en la violencia familiar obedece a los pensamientos de que “Si tú eres macho tienes que dominar, si tú eres macho, no tienes que dejarte mandar de una mujer”

Casa de la Mujer se fundó en 1992 con el fin de  garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva en las mujeres. En el transcurso de los años surgió la necesidad de poner en agenda la lucha en contra de la violencia y la búsqueda de la reivindicación de los derechos de las mujeres. En 1994 asistieron a Antonia López Alemán produciendo los primeros frutos de sus luchas.

Esperanza Oporta, vicepresidenta y fundadora de Casa de la Mujer, Bocana de Paiwas
Foto po: Elmer Rivas Esperanza Oporta, vicepresidenta y fundadora de Casa de la Mujer, Bocana de Paiwas

Esperanza Oporta, vice-presidenta y fundadora de Casa de la Mujer, testigo del sufrimiento que atravesó López Alemán, afirma que “No hay quien no sea objeto de violencia, a veces no con golpes, pero casi la mayoría de las mujeres somos objetos de violencia, intrafamiliar, en la calle, en todas partes”

“Si no hubiese habido casa de la mujer, yo no hubiera tenido valor, quizá fuera la primer mujer muerta en Paiwas” expresa con certeza López Alemán, con una sonrisa no muy bien formada por las arrugas a orillas de sus labios y mejías que denotan el avanzado envejecimiento físico a pesar de no tener  cumplidos los cuarenta y nueve años.

Finalmente, firmaron un nuevo acuerdo  que obligó a su cónyuge marcharse del municipio. Él vive actualmente en el municipio de Bonanza, según López Alemán.

“Todo lo que tiene que ver con violencia es política de Estado”

Policia de Bocana de Paiwas
foto por: Elmer Rivas Policía de Bocana de Paiwas

El juez local de Bocana de Paiwas, Carlos Corea, señala que todo lo que tiene que ver con violencia intrafamiliar es política de Estado y que está normado en el decreto No. 43-2014 que entró en vigencia el 30 de julio de 2014. Sin embargo, se desconoce por fuentes oficiales el monto económico destinado al municipio de Bocana de Paiwas por parte del presupuesto general de la república para el tratamiento en contra de la violencia de género; sin embargo, Juan Ramón Cortedano, defensor público de este municipio alega que “Nos corresponde a las instituciones hacernos de voluntad  porque muchas veces carecemos de recursos”.

Existen limitantes y dificultades para hacer frente a los problemas de violencia en el municipio, pues así coincide Marelyn Duarte Martínez, Coordinadora de la secretaría municipal de género al mencionar:

“Tenemos un defensor público que lo está ayudando económicamente La Casa de la Mujer, porque la Alcaldía vio que no era necesario porque no le beneficiaban y cortó el apoyo de mil córdobas mensual para la estadía de este defensor público”.

Encuentro entre el RIo Grande de Matagalpa y Rio Paiwas.
Foto por: Elmer Rivas Encuentro entre el Río Grande de Matagalpa y Rio Paiwas.

El defensor público es originario de la ciudad de Matagalpa, y el monto en trasporte desde Matagalpa a Rio Blanco es de sesenta y cinco córdobas, y de ahí hacia Bocana Paiwas es de treinta, haciendo un total de ciento noventa córdobas en ida y regreso, en apenas un viaje.

Marelyn agrega, “La secretaría tiene cuatro años de funcionar, pero con limitante de presupuesto. Pienso que es parte de voluntad política, parte de conocimiento de la importancia que es la violencia de género en el municipio dentro de las autoridades que están en ese momento para poder apoyar esta área tan importante para el desarrollo del municipio”

Más denuncias de violencia en Matagalpa

Según el colectivo de mujeres de Matagalpa, las denuncias procesadas por asuntos de violencia hacia la mujer en Bocana de Paiwas han incrementado. En 2013 se contabilizaban al menos cuatro casos cada tres meses en promedio. Durante el primer semestre de 2014, aumentaron a doce casos en el mismo rango de tiempo. Las denuncias en estos intervalos de tiempo han sido por violencia física, sicológicas, falta de cumplimiento por pensión alimenticia y problemas patrimoniales.

“Existe discrepancia entre los que opinan que si la violencia ha incrementado o no. Esperanza Oporta se refiere a que “A veces decimos que la violencia se ha incrementado porque hay muchos casos, pero no es cierto, sino que las mujeres denuncian más entonces se conocen más”

Sin embargo, a pesar que se conocen muchos casos de violencia en Bocana de Paiwas, muchas de las denuncias no logran ser atendidas o resueltas, y algunas no logran ni siquiera ser conocidas porque “Hasta Matagalpa tiene que ir, y si la mujer no tiene el medio económico, entonces no va. El caso siempre se queda porque no tenemos un psicólogo, no hay  una fiscalía, porque ahorita estamos sin fiscales y los casos de las mujeres tenemos que tener un fiscal” asegura Marelyn Duarte Martínez, Coordinadora de la secretaría municipal de género.

La violencia de género en este municipio es ante todo una lucha que integra la participación de la mujer, organizaciones civiles en alianzas con entidades gubernamentales y la voluntad política de parte del Estado,  para mejorar algunas actitudes que aún  parecen ausentes.

Ejemplos de superación en medio de violencia como el de López Alemán, son pautas y esperanzas que van calando en la población de este municipio en pro del desarrollo social y la adopción de un nuevo pensamiento sin exclusiones, ni discriminaciones.

Fotos por: Elmer Rivas

Facebooktwitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *